fraude online

A medida que el comercio online crece cada vez más, también el fraude online. Las personas malintencionadas se aprovechan más de él, para robar y engañar a las personas de buena fe.

Los ciberdelincuentes escondidos detrás de sus ordenadores, se permiten imitar sitios web o robar identidades, para conseguir tu información bancaria y extorsionarte.

Esto lo consiguen, por ejemplo, gracias al vishing y phishing.

Por eso, para evitar el fraude online, quiero darte algunos consejos que te ayudaran a proteger tu tarjeta.

Usa una tarjeta de prepago

Mediante el uso de software espía, personas malintencionadas pueden recopilar información de tu equipo. Estos datos les permitirán usurpar tu identidad y utilizar tus claves bancarias donde quieran.

Esta es la razón por la que debes utilizar tu tarjeta bancaria sólo allí donde estés convencido/a de la credibilidad del sitio en cuestión, para evitar el fraude online.

Si deseas comprar online, lo mejor será obtener una tarjeta de prepago, porque no solo no está vinculada a tu cuenta bancaria, sino que su uso es mucho más seguro.

Si al visitar un sitio web observas que hay muchos errores ortográficos, huye, porque en la mayoría de los casos es una estafa mal disfrazada.

Evita los sitios desconocidos

La mayoría de los fraudes online se llevan a cabo a través de sitios poco conocidos o incluso desconocidos para los usuarios de Internet.

Aquí es cuando tienes más posibilidades de que te engañen, porque no sabes nada sobre lo fiable que es ese sitio. Por lo tanto, es mejor que primero utilices sitios de transacciones o comercio online conocidos.

Después, tendrás que investigar un poco sobre este proveedor, antes de realizar una compra con tu tarjeta prepago recargable. Esta investigación te permitirá tener opiniones y testimonios sobre la sinceridad del sitio.

Otro pequeño truco consiste en comprobar si ves un pequeño candado a la izquierda de la URL del sitio web.

Todas estas garantías permiten poner fin al fraude online y asegurar tus bienes.

Además, las redes sociales o Internet son verdaderos bancos de información y datos. Y este último puede ser accesible a cualquier individuo malintencionado.

Es por eso que te recomendamos que evites exponer información relacionada con tu dirección física, documento de identidad o códigos secretos en línea.

No envíes tu información a nadie, hasta que lo hayas investigado a fondo y te hayas asegurado de que es confiable primero. Asimismo, no basta con tener una contraseña secreta, también se trata de asegurarla.

Esto pasa por cambiar regularmente tu contraseña. Este cambio pondrá a los estafadores en el camino equivocado y tendrán las cosas más difíciles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *